De visita en el Restaurante DeliAnt en la ciudad de Heredia

     Reseña no patrocinada     


Álvaro A. Bolaños Álvarez – Colaborador Revista Sobrevuelo
14 de enero de 2022.

Buscando disfrutar uno de los platillos típicos de la gastronomía costarricense, encamino mis pasos hacia el Restaurante DeliAnt, ubicado al frente de la Clínica de la CCSS, Dr. Francisco Bolaños, en el centro de Heredia.

En el sitio me recibe su propietaria la señora Andrea Espinoza León, quién gentilmente me invita a pasar adelante y tomar asiento, cumpliendo con todas las medidas dispuestas por el Ministerio de Salud, a la vez que me indica el menú disponible para el día.


Mientras escojo la comida que más me atrae en esta oportunidad, iniciamos una conversación sobre el negocio, su origen, diferentes modalidades de servicio y cómo ha enfrentado la situación actual de la economía y la pandemia.

Interrumpimos por unos minutos para que ella prepare con su personal (Andrea, Karen y Juan) el pedido, a la vez que atienda a otros comensales que acaban de llegar, para retomar la conversación mientras saboreo el platillo que escogí: arroz con pollo, frijoles molidos, ensalada y plátanos maduros, cuidadosamente preparado y servido.

    

Cuenta Andrea que siempre le ha encantado cocinar y que eso la motivó allá por los años 2007 al 2010 a estudiar administración hotelera y gastronomía, luego de lo cual obtuvo en Chile una especialización en eventos especiales.

Inicialmente trabajó organizando bodas y diferentes eventos corporativos, pues su pasión es la hotelería en el área de mercadeo y ventas, sin embargo, también estudio pastelería y repostería, la cual hacía y vendía desde la casa.

Con el paso de los días la señora que trabajaba en la casa, que ahora trabaja en el negocio, le comentó que estaba en venta una sodita en Heredia, por lo que decidió visitarla, le vio potencial, habló con el dueño y adquirió el derecho comercial.


Intrigado por el origen del nombre DeliAnt que tiene el negocio, le pregunto a Andrea por su significado y me comenta que la mamá que es agrónoma le decía que las personas deben trabajar como las hormiguitas, en equipo, apoyándose unas a otras y no descansando hasta lograr los objetivos.

Por eso es que a ella siempre le ha llamado la atención las hormigas, además de que le encanta todo lo dulce, por lo que el nombre lleva el “Deli” por lo delicioso y “Ant” por la palabra hormiga en inglés, además la razón social es Zona Hormiguero Empresa de Responsabilidad Limitada, porque su sueño es poder darle trabajo a muchas personas.


Con respecto al menú que ofrece, surgió pensando en que había muchos servicios de salud alrededor del sitio donde se encuentra ubicado el local y que las personas que trabajan en éstos o bien los visitan, requieren de una alimentación cómoda de precio, sana y sabrosa todos los días, por lo que inició con la idea de comidas rápidas, caseras como los casados, pero con la opción adicional de un menú especial diferente cada día.

Además, hizo un estudio de mercado de la zona, para determinar las características de los posibles clientes, sus necesidades, sus gustos y su capacidad de pago y un análisis FODA (Fortalezas, Debilidades, Oportunidades, Amenazas) de la actividad comercial.


Conversamos sobre las experiencias positivas y negativas que ha tenido a lo largo del tiempo y me comenta que la pandemia ha sido lo más negativo, se ha visto muy afectada como muchísimos negocios, pero se ha logrado sostener y no ha quebrado, ha tenido meses muy duros de apenas cubrir los gastos, pero ha logrado salir adelante.

De hecho, la pandemia la obligó a buscar otras opciones de negocio y de ahí surgió la idea de ampliar la venta de comidas mediante el servicio express, así como más recientemente a través de la plataforma DiDi, lo cual ha sido muy positivo pues le ha permitido aumentar las ventas que de otra manera no se podrían atender en el local, que además es pequeño en espacio.

Por otra parte, considera como muy positivo el haber encontrado personas que inicialmente eran clientes y que se han convertido en amigos de la familia, lo cual ve como una bendición.


Para terminar la conversación hablamos sobre las expectativas hacia el futuro. Ella con un pensamiento muy optimista me indica que, aunque todavía existe mucha inestabilidad por la pandemia del coronavirus, espera cambios positivos para el negocio durante el año 2022.

Andrea recientemente se convirtió en madre de una preciosa bebé, lo cual desde luego le ha significado un cambio radical de vida, sin embargo, está haciendo un gran esfuerzo por compatibilizar su nueva vida de madre, esposa y empresaria, y espera que, poco a poco, las condiciones le permitan ir retomando y aprovechando las oportunidades de negocio que se presentan cada día.

Puede consultar la información de este restaurante en su página de Facebook: