Científicos israelíes de la Universidad de Bar-Ilan participan en un proyecto para “resucitar” ojos de fallecidos


Agencia AJN. (Por G.B.) - 28 diciembre, 2020.

La iniciativa forma parte de un programa creado para investigar la degeneración ocular. Participan representantes de España, Italia y el Reino Unido.

La Universidad Bar-Ilan de Israel se sumó a un consorcio internacional de centros científicos, que trabaja en el desarrollo de un método para “resucitar” ojos humanos de fallecidos y mantenerlos vivos durante un mes a fin de poder investigar en ellos nuevos tratamientos para la degeneración ocular.

El grupo es coordinado por el Centro de Regulación Genómica (CRG) de Barcelona, España, y ha ideado un dispositivo que resucitará los ojos de donantes fallecidos creando sangre artificial para proporcionar oxígeno y nutrientes a las células, reactivar la actividad de las células nerviosas y restaurar la función total del ojo.

También desarrollarán el humor vítreo artificial que mantendrá la presión ocular del ojo, según informaron agencias internacionales.

Según se explicó, la tecnología actual sólo permite que los ojos puedan mantenerse a 4ºC durante un período de 48 horas, antes de su degradación irreversible.

Al revivir los ojos, los científicos quieren evitar estas limitaciones y mantenerlos sanos durante al menos un mes, lo que ayudará a evaluar la eficacia, eficiencia y seguridad de las nuevas terapias regenerativas y las pruebas con fármacos.

Los científicos también destacan que usar ojos resucitados también puede eludir varias restricciones éticas de las pruebas preclínicas con animales, así como la experimentación humana.

En principio el nuevo sistema fue denominado ECaBox, tendrá forma de cubo transparente que imitará las condiciones del ojo humano vivo, manteniendo su temperatura y los niveles de pH, y al mismo tiempo evitará que se formen de coágulos de sangre y eliminará los desechos metabólicos y las toxinas.

Además de la participación de la Universidad Bar-Ilan también intervienen investigadores de la Universidad de Barcelona y el Instituto de Bioingeniería de Catalunya (IBEC), en España; el King’s College London (Reino Unido), la Asociación para el Avance de la Ingeniería de Tejidos, Tecnologías y Terapias Basadas en Células (Portugal) y AFERETICA (Italia).